Blogia
si es amor que sea de cine

DE CÓMO LAS PELÍCULAS NORTEAMERICANAS...(1)

Francisco Garzón Céspedes (Cuba/España)

 

Si les voy a decir, pues les digo. Les digo cómo las películas norteamericanas me destrozaron la vida.

¿Recuerdan La colina del adiós?(2)

Recuerdan aquella película de los años cincuenta también llamada Angustia de un querer. Aquella película, titulada originalmente, nada más y nada menos que Love Is a Many Splendor Thing.

Recuerdan que en aquella película en cinemascope y technicolor, después de que el corresponsal de guerra ha muerto en la contienda, ella, al recibir la noticia, sube por la colina, hasta la cima donde siempre se encontraban, y cree verlo venir, transparente él, verlo venir hacia sus manos.

¿Recuerdan Mañana lloraré?(3)

¿Recuerdan cómo en Mañana lloraré los dos exalcohólicos se enamoran, y a ella, que ha sido una cantante famosa, no le importa el defecto físico, la cojera visible en él cuando camina?

¿Recuerdan Tú y yo?(4)

¿Recuerdan cómo en Tú y yo, en ésa Algo para recordar, él la reencuentra a ella inválida, porque un tiempo atrás, cuando habían acordado reunirse en el Empire State, ella, en su apresuramiento por hallarlo, fue atropellada? ¿Y recuerdan que a él no lo frena la invalidez de ella, y la ama tanto o más que antes, y se queda a su lado?

¿Recuerdan Fiesta?(5)

¿Recuerdan cómo en Fiesta, en aquella película también titulada Y ahora brilla el sol, después de huir uno del otro, ellos se citan para proseguir un mismo camino, y a ella ya ni siquiera la detiene que él, por las heridas de la guerra, esté sexualmente impotente?

Pero no vayamos tan lejos en el tiempo.

¿Recuerdan, hace no tantos años, cómo en Corazón de cristal (6) él, gravemente enfermo y sin defensas ante el medio ambiente, rompe las paredes de su cámara de aislamiento inmunológico, y elige la muerte probable para tener la dicha de tocarla a ella?

¿Recuerdan?

Las películas norteamericanas me convencieron de que el verdadero amor puede con todo.

Y me destrozaron la vida, porque parece no ser cierto.

Ese amor parece no existir más que en la pantalla.

Y yo no me resigno a que no exista, no acepto que no exista, no cedo, no dejo de buscarlo, y ven, ven, estoy muy solo(a).

Y hablo. Y hablo. Y hablo.

 

(1) Monólogo teatral dramático de Francisco Garzón Céspedes también titulado El desnudamiento. En el libro Una historia improbable y otros textos, Editorial Ciudad Gótica, Argentina, 2006. Entre otras presencias sobre los escenarios con este texto: Las del propio autor por el mundo, como una suerte de conversación escénica, y la del español Javier Ortiz, a fines de los noventa, dirigido por el autor, en la Sala II del hoy Teatro Fernán Gómez / Centro de Arte de Madrid.

(2) La colina del adiós (Love Is a Many Splendored Thing, EE.UU., 20th Century Fox, 1955, 102 minutos, color). Director: Henry King. Guionista: John Patrick, guión basado en la novela de Han Suyin. Protagonistas: Jennifer Jones, Willian Holden. Película ganadora de 3 Oscar con la que desde hace mucho, en tanto de lo esencial, estoy en desacuerdo, pero que sigo volviendo a ver. Recuerdo que la vi por primera vez a fines de los cincuenta en el Cine Avellaneda, en Camagüey, grande y de tablas, y que la reponían con frecuencia y yo regresaba. Y como en cuanto a muchas otras de los cincuenta, la emoción de reencontrarla en Madrid en DVD...

(3) Mañana lloraré (I’ll Cry Tomorrow, EE.UU., Metro Goldwyn Mayer, 1955, 117 minutos, B/N). Director: Daniel Mann. Guión: Helen Deutsch, Jay Richard Kennedy, basado en el libro de Lilian Roth, Gerold Frank, Mike Connolly. Protagonista: Susan Hayward. Destacan además: Jo Van Fleet, Richard Conte, Eddie Albert, Don Taylor, Ray Danton.

(4) Tú y yo (An Affair to Remember, EE.UU., 20th Century Fox, 1957, 115 minutos, color). Director: Leo McCarey, que realizó este remake de su Tú y yo, 1939, entonces con Irenne Dunne, Charles Boyer. Guión: Delmer Daves, Leo McCarey. Protagonistas: Deborah Kerr, Cary Grant. Destacan además: Cathleen Nesbitt (excelente, puede vérsela además, por ejemplo, en Mesas separadas, de nuevo junto a Deborah Kerr, y antes en Creemos en el amor / Tres monedas en la fuente, 1954), Richard Denning. Nominaciones, Oscar, 4. Otra película a la que, sin dejar de enjuiciar buena parte de sus valores, sigo volviendo a ver. En España puede conseguirse en DVD.

(5) Fiesta (The Sun Also Rises, EE.UU., 20th Century Fox, 1957, 130 minutos, color). Director: Henry King. Guión: Peter Viertel, basado en la novela de Ernest Hemingway. Protagonistas: Tyrone Power, Ava Gardner. Destacan además: Mel Ferrer, Errol Flynn, Eddie Albert, Gregory Ratoff, Juliette Gréco (la gran cantante, musa del existencialismo francés para siempre, no puede no escucharse). Rodada en París y en México (en sustitución de España). Debo haberla visto por primera vez a fines de los cincuenta en Camagüey. En España puede conseguirse en DVD.

(6) Corazón de cristal (España, 1986, 103 minutos, color). Director: Gil Bettman. Guión: Linda Shayne, basado en la historia de Alberto Vázquez Figueroa. Protagonistas: Lee Curreri, Tawny Kitaen. Película con una calidad a años luz por debajo de las anteriores. Si bien no es totalmente una película norteamericana sí que se inscribe en la clase de cine a la que aludo. La vi por primera vez en un cine en Monterrey, casi seguro en 1987, un mediodía de soledad y de calor extremo, y luego de hacer una larga cola (algo que suelo evitar); nunca la he reencontrado.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres