Blogia
si es amor que sea de cine

LA DESCONFIANZA ES ARENA MOVEDIZA

Francisco Garzón Céspedes (Cuba/España)

 

Durante semanas he estructurado en mis pensamientos este comentario relacionado con el cine. Y me ha parecido de significación no dejar de escribirlo porque en mi cabeza ha sido un texto predominantemente acerca de la confianza en las relaciones amorosas de pareja. Cierto que el libro Brainwash (traducido como Lavado de cerebro, la primera de las novelas con el personaje del Inspector Lyle, y calificada por Georges Simenon como “una novela inolvidable”), de John Wainwright (Gran Bretaña, 1921/1995, que afirmaba de modo explícito: “escribo suspense”), y las dos películas, una francesa y una norteamericana, sobre esta historia, tratan de mucho más y su complejidad de visión y mensajes es extensa. Yo me centraré en la confianza y, por ende, en la desconfianza entre dos que se aman.

Hace unos años vi, y luego volví a verla hace poco, Bajo sospecha[1] (Under Suspicion, EE.UU, 2000) sin darme cuenta de que su guión estaba a su vez basado en el de una película francesa que recreaba Brainwash. Lo que de este film me impresionó sobremanera fue la trama, y, dentro del argumento, hasta qué catástrofes humanas puede conducir la falta de confianza entre dos seres que se aman aparejada al desconocimiento real del otro. Desde luego, respecto a lo argumental, no fue lo único que me impresionó, también el enfrentamiento descarnado entre los dos protagonistas (el inspector de la policía Lyle, en este film el Capitán Victor Benezet, y el rico abogado Henry Hearst (sospechoso de ser un asesino en serie de menores –y de seductor de  niñas–), caracterizados por los  portentosos Morgan Freeman y Gene Hackman, en una comisaría de San Juan en el Puerto Rico contemporáneo) y el feroz interrogatorio; el oportunismo y la ambición dentro de la policía (especialmente desde la figura del Detective Felix Owens actuado por Thomas Jane); la inducción de la culpabilidad en un detenido bajo sospecha, el lavado de cerebro y sus consecuencias casi arrasadoras; la capacidad de determinadas niñas –y niños– para la simulación, y para más en negativo, cuando se enamoran y ansían competir; la confirmación de que las apariencias pueden engañar, de que las casualidades, las coincidencias…

Ahora he hallado en el Rastro de Madrid: Arresto preventivo[2] (Garde à vue, Francia, 1981) de la que no tenía noticia. Cuando he comenzado a verla he percibido con sorpresa que era el antecedente cinematográfico de Bajo sospecha y, al terminarla, que era sustancialmente mejor, mucho más sintética y en consecuencia más poderosa, con dos por igual portentosos Lino Ventura (inspector Antoine Gallien) y Michael Serrault (notario Martinaud), y con una impactante Monica Bellucci (la esposa) que, en esta película y en idéntico papel, sobrepasa a Romy Schneider, demasiado inexpresiva, en exceso hierática. La versión francesa es más teatral que la norteamericana que se permite mayor cantidad de locaciones; y que se diferencia también en su final, ambiguo, no cerrado, la primera en una noche de Fin y Nuevo Año, la segunda en una noche de Carnaval. Arresto preventivo, como se señala de otras películas de su director Claude Miller, es un minimalista e hipnótico film de personajes que no se permite los efectismos visuales del norteamericano de Stephen Hopkins.

Una clave fundamental de la historia que entregan estas películas sobre Brainwash está en la confianza, o para ser más específico en la desconfianza dentro de la relación amorosa de pareja, algo que se va revelando de manera paulatina y corrosiva, y que se va mostrando como determinante.

Recomiendo estas dos realizaciones cinematográficas invirtiendo el orden cronológico de filmación, tal y como yo las he conocido. Permitirán valorar o revalorar que:

La confianza es un eje constructor. Y es uno de los ejes vitales para la calidad del amor de una relación de pareja. Requiere de confianza en uno mismo primero, y de creencia en la coherencia y consistencia de la condición humana, en especial de la otra parte. La desconfianza es arena movediza. La confianza es cualidad y creación.

.
..
[1] Bajo sospecha (Under suspicion, EEUU, 2000, Revelations Entertainment / TF1 International, 110 minutos, color). Director: Stephen Hopkins. Guión: W. Peter Iliff y Tom Provost (Remake del guión de Claude Miller, Jean Herman y Michelle Audiare sobre la novela Brainwash de John Wainwright). Con: Gene Hackman, Morgan Freeman, Monica Bellucci, Thomas Jane. Fotografía: Peter Levy. Música: BT. En España puede conseguirse en DVD.
.

 [2]  Arresto preventivo (Garde à vue, Francia, 1981, Les Films Ariane / TF1 Films Production, 86 minutos). Director: Claude Miller. Guión: Claude Miller, Jean Herman y Michelle Audiare sobre la novela Brainwash de John Wainwright. Con: Lino Ventura, Michel Serrault, Romy Schneider, Guy Marchand. Fotografía: Bruno Nuytten. Música: Georges Delerue. Obtuvo, en 1982, 4 Premios César: Mejor actor (Michel Serrault), actor de reparto (Guy Marchand), guión y montaje. En España puede conseguirse en DVD.

   

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres